viernes, 30 de octubre de 2015

Pastel de calabaza II


Es tiempo de calabazas, bueno por lo menos las fruterías están llenas de ellas. Si habéis comprado una para vaciarla y convertirla en linterna y no sabéis que hacer con la pulpa que os sobra, para que la aprovechéis os dejo la receta de este delicioso pastel de calabaza, que estoy segura os encantará.




Ingredientes:
                        1,5 kg de calabaza cruda
                        1 cucharadita de sal
                        1/2 cucharadita de canela en polvo
                        1 lata de leche condensada pequeña (370 gr)
                        1 lata de azúcar 
                        1 lata de harina
                        1/2 lata de leche
                        menos de 1/2 lata de aceite de girasol
                        1 sobre de levadura
                        4 huevos
                        1 limón
                        1 cucharada de mantequilla 
                        azúcar glas (para decorar)

Preparación:
                      Primero pelamos la calabaza (la que compré pesaba cerca de los 2 kg, pero después de quitarle la piel quedó en 1,5 kg) la partimos en cuadraditos y la ponemos a cocer en agua unos 20 minutos o hasta que al pincharla con un tenedor comprobemos que esté blanda. La retiramos, escurrimos y dejamos enfriar. 
                      Rallamos el limón y reservamos la ralladura. Con la misma lata de la leche condensada medimos el azúcar, la harina, la leche y el aceite.
                      En un cuenco grande, con la batidora eléctrica de varillas, mezclamos la leche condensada, la leche normal, el aceite, el azúcar, la harina con la levadura y le añadimos los huevos uno a uno, sin dejar de batir.
                      Aplastamos con un tenedor los trozos de la calabaza ,ya fríos, y les añadimos la canela, mezclamos. Incorporamos la ralladura del limón y la calabaza triturada a la masa y lo unimos todo bien, hasta obtener una mezcla homogénea.
                      Untamos el molde con mantequilla, (si es de metal, lo espolvoreamos también con harina), vertemos la mezcla y horneamos a 180ºC unos 60 minutos. Comprobamos con un palillo si está cocido, si no, lo dejamos unos minutos más, hasta que el palillo salga limpio.
                      Muy importante que lo dejemos enfriar totalmente.
                      Cuando enfríe lo desmoldamos con cuidado y lo decoramos con el azúcar glas.

1 comentario:

Gracias por participar en esta página.