martes, 12 de mayo de 2015

Croquetas

Me encanta comer croquetas porque son suaves y cremosas y una opción estupenda para aprovechar los restos de una comida. Y lo mejor de todo es que a los niños les encantan. Podemos hacerlas de bacalao, jamón, pollo, carne, marisco, etc.

Ingredientes:
                       250 gr de pechuga de pollo
                       500 ml de leche
                       1 cebolla
                       1 cucharada de mantequilla
                       3 cucharadas de harina
                       2 huevos
                       pan rallado
                       aceite
                       sal

Preparación:
                      Cocemos la pechuga de pollo en agua con sal. La desmenuzamos y la reservamos. 
                      Calentamos la leche y la mantenemos caliente.
                      En un cazo ponemos la mantequilla y cuando se derrita, pero sin que llegue a freir, añadimos la harina y removemos un poco.
                      A continuación, vamos añadiendo la leche hirviendo poco a poco y removiendo con una cuchara de madera, para que no se formen grumos y añadimos la cebolla picada y la sal. Dejamos cocer todo durante un cuarto de hora, removiendo continuamente para que no se pegue.
                      Transcurrido este tiempo, añadimos el pollo picado y mezclamos bien. Pasamos a una fuente, extendemos bien y dejamos que enfríe. Cuando la masa esté fría, moldeamos las croquetas con ayuda de dos cucharas, las pasamos por el pan rallado, les damos forma con las manos y después las pasamos por los huevos batidos, hasta que queden perfectamente envueltas. Llegados a este punto siempre las meto en el congelador y así cuando queremos comerlas, sólo tenemos que freirlas en abundante aceite caliente y listas.

                      Con estos ingredientes me han salido 33 croquetas.

                                          ¡ Estupendas !

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en esta página.