martes, 23 de febrero de 2016

Caldo casero de pollo

En estos días de invierno ¿a quién no le apetece un buen caldo casero de pollo?. Aunque en casa somos de caldos, cremas y sopas todo el año, ahora en invierno es cuando apetecen más. Esta receta hecha en casa resulta muy sencilla y no da nada de trabajo. Con el caldo podemos hacer sopas, cremas, arroces, salsas y enriquecer muchos platos. Se puede congelar, pero en mi caso así que lo tengo listo ya hago sopa y el que me sobra lo guardo en tupers de cristal en la nevera, pues no suele durarme más de tres días.

Ingredientes:
                        1 esqueleto de pollo
                        2 zanahorias
                        1 hueso de ternera
                        2 ajos
                        1 puerro
                        1 cebolla
                        3 litros de agua
                        1 hoja de laurel
                        sal (o 1 pastilla de caldo de verduras)
                        pimienta
                        aceite
                        3 ramitas de perejil
                        cualquier resto de verdura que tengáis en la nevera
                        (alcachofa, brécol, apio, judías, etc. ) 

Preparación:
                       En una olla ponemos a calentar 2 cucharadas de aceite y doramos la cebolla limpia y partida a la mitad durante 1 minuto.                                    Añadimos el esqueleto de pollo, las zanahorias peladas, los ajos y el agua.
                       Incorporamos el hueso, puerro, laurel, perejil, todo lavado y agregamos la sal, (o pastilla de caldo, según preferencia),  la pimienta y cualquier resto de verdura que tengamos por la nevera, que en mi caso fue un trozo de brécol.
                       Así que empiece a hervir tenemos que quitarle la espuma con la espumadera. Lo dejamos cocer 2 horas y media a fuego suave.
                       Colamos y usamos, o una vez frío reservamos en la nevera. También podemos congelarlo.
                       
                       Como podéis ver en la foto, así que estaba listo el caldo ya lo usé para una sopa.  La hice con  4 judías muy picadas, 1 zanahoria y un trozo de calabacín rallados y fideos de espelta. Rectifiqué la sal.
                       
                 ¡ Qué rica la sopa hecha con caldo casero de pollo !

                         

2 comentarios:

  1. Si le agrega un hueso de jamón le dará un sabor excelente
    Y si luego desmenuza la carne del esqueleto del pollo y la poca carne que obtengas el jamón y lo agrega a esa sopa, le aseguro que gana muchísimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También si se hace con un hueso de caña, mi madre le añadía la caña desmenuzada. Decía que era de mucho alimento.
      Muchas gracias,
      Marisa

      Eliminar

Gracias por participar en esta página.